Somos misioneros de vida

Por Roxana Arzola 
5to semestre – LIN

Hoy más que nunca me siento una misionera de vida que transmitirá el amor de Dios, no sólo una semana, sino cada uno de los días de mi vida a donde sea que vaya.

Las misiones de adviento 2016, en el ejido de Huariche, han sido inolvidables. En esta ocasión, tuve la oportunidad de preparar las misiones más de cerca para poder vivir la experiencia al máximo.

Huariche es un ejido hermoso lleno de personas con grandes corazones, pude ver a María en las señoras que todos los días nos abrieron las puertas de su casa para darnos de comer.

Con los niños aprendí que no se necesita mucho para ser feliz, el amor y la felicidad que irradiaban cada vez que veían algún misionero era impresionante.

Me sentí bendecida de conocer a personas como la señora Juana o el señor Delfino, sentarme a platicar con ellos y tomar un café ha sido de los placeres más agradables que he tenido, me compartieron su tiempo y sabiduría al mostrarme el verdadero valor de la vida.

Pero principalmente encontré a Dios en cada uno de los integrantes de mi frate. Jamás olvidaré cómo ellos ayudaron para que la misión saliera adelante.

Franklin, César, Isa, Ana Gaby, Cynthia y Jorge, gracias por su entrega, por creen en mí, y por siempre poner de su parte sin importar no tener señal y no bañarnos en una semana.

Y gracias a Dios por darme la fuerza y sabiduría necesaria para hacer una excelente misión, me llevo demasiados aprendizajes de esta experiencia que me hacen crecer como persona.

 

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s