“Si eres misionero, sé misionero todos los días”

Por Andrea Silva
Estudiante UDEM

Hola, ¿cómo estás?

Mi nombre es Andrea Donaji Silva Solís, tengo 17 años, curso el segundo semestre de la carrera de Ciencias de la Educación en la UDEM, y te comparto que hoy me decidí a cambiar mi forma de vida, no sólo en lo personal, intelectual, cognitivo, sino también en lo espiritual.

Siempre he estado en grupos religiosos desde que soy muy pequeña, cuando estaba en secundaria formamos en mi colegio un grupo llamado “Jóvenes Más”, el cuál era nuestro apostolado, hacíamos dinámicas y actividades con relación a Dios, después de eso me invitaban a ayudar los sábados a los retiros de los niños de kínder y de primaria menor.

En esta experiencia, el saber que Dios está presente en las sonrisas de los niños chiquitos y es algo enriquecedor, los niños dan alegría y luz estén donde estén, ya sea en la casa, en su escuela, en un centro comercial o donde sea, ellos tienen el vivo reflejo de nuestro queridísimo Padre.

Ser misionera es algo que voy descubriendo apenas, poco a poco, con miedos y temores, pero sé que estoy por vivir y experimentar mi primera misión con una frate que no sé si sea la mejor, o no, pero los quiero mucho y eso la hace la mejor. Esta Semana Santa 2017 nos vamos a misionar al pueblo de Sombreretillo, en Parras, Coahuila, es una de las 8 comunidades en donde estaremos, además de las comunidades que se atenderán en Linares Nuevo León por parte de los misioneros internacionales, tengo unas ganas enormes de saber lo que me espera, pero también tengo muy en claro que va a ser una experiencia que puede cambiar vidas y no solo a las personas del pueblo, sino también la mía.

Siempre he dicho que Dios nos pone en el camino correcto, Él siempre sabe dónde, cuándo, con quién, por qué y cómo; por eso nosotros no nos tenemos que hacer esas preguntas, solo tenemos que vivir y ponernos en manos de Dios, así mismo todos esos pequeños momentos de alegría con las personas del pueblo asignado hay que darlas de agradecimiento por todo lo que Dios nos da día tras día.

La preparación para irse de misiones no es tan fácil como uno cree, atrás de la típica frase “me voy de misiones a…” están horas y horas de planeación, retiros, juntas, clases, temas importantes que nosotros como misioneros tenemos que conocer, por ejemplo, el sentido de lo que celebramos los días santos, las celebraciones, los cantos, las actividades con los niños, los jóvenes y los adultos para que al llegar ahí podamos expandir correctamente la palabra de Dios.

Aún no se lo que me espera exactamente porque como ya dije es mi primera misión, pero estoy confiada en que Diosito tiene un plan perfecto para la gente del pueblo, mi frate y para mí.

Nunca debemos olvidar que Él es el que nos creó y Él sabe que es lo mejor para nosotros. Dios te ama, porque eres su hijo favorito.

“Si eres misionero, se misionero todos los días.”

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s