Campaña #NiñezQueHuye: Todo es cuestión de voluntad

Por Andrea Ma. Villarreal Guzmán
Último semestre de LLE

¿Quién iba a pensar que un interés personal de asistir al Museo de Arte Contemporáneo a escuchar una plática de la experiencia humanitaria de Alejandro del Águila Murphy -actual director de Alianza Heartland México- fuera a motivar en mí último semestre de carrera profesional las ganas de generar una acción en beneficio de los refugiados latinoamericanos? Ese día conocí a colaboradores del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y al finalizar la sesión platiqué con ellos para conocer la misión en la que trabajan; para mi sorpresa el mandato que tienen es unir esfuerzos y remediar la problemática social de refugiados que habita en el entorno la cual es invisible o silenciosa para muchos de nosotros.

Al visualizar que hay mucho por compartir con la comunidad, me acerqué al Centro para la Solidaridad y la Filantropía de la UDEM, donde me apoyaron para vincular y gestionar una campaña humanitaria que permita ayudar a las niñas, niños y adolescentes del triángulo norte de Centroamérica -El Salvador, Guatemala y Honduras- que solicitan refugio en nuestro país para brindarles productos que dignifiquen y solventen sus necesidades básicas, tales como alimento, bebidas, vestimenta, alojamiento y terapia psicológica para su pronta reinserción a la sociedad, así surge la campaña #NiñezQueHuye.

Activacion ACNURInformar, sensibilizar y recaudar fondos son los objetivos de #NiñezQueHuye. Las actividades de la campaña comenzaron el 29 de agosto con un par de diálogos entre voluntarios, estudiantes y colaboradores del ACNUR para dar a conocer y profundizar en la causa. Así mismo, durante el ciclo escolar se agendaron actividades para cumplir con los objetivos planteados, entrevistas en radio UDEM para compartir con la comunidad universitaria y del estado de Nuevo León y así difundir información importante de ACNUR, de la campaña, y de las diferencias entre lo que es un refugiado y lo que es un migrante.

Un migrante planea y junta recursos para salirse de su país buscando una mejor calidad de vida, a diferencia de un refugiado quien tiene que huir de su país, sin rumbo fijo, dejando casa, trabajo, y familia para salvar su vida solicitando refugio en algún país que le abra las puertas y le ayude a garantizar su anonimato para protegerlo de lo que está huyendo; muchas de las veces huyen de las Maras (grupo de pandillas muy violentas), de la persecución política por diferencia de ideologías, o de situaciones que ponen en riesgo a su familia.

Campaña ACNUROtra de las actividades realizadas para sensibilizar fue la exposición de fotografías Niños de la Paz del autor Ricardo Ramírez Arriola, quien las capturó en tres albergues de los estados de Oaxaca, Tabasco y Chiapas respectivamente. Este evento se llevó acabo en el Lobby de la Biblioteca Central, en donde se expusieron por poco más de dos semanas, 16 imágenes de niñas, niños y adolescentes en tributo a ellos, a los pequeños grandes luchadores por la vida. También hemos tenido boteos en el campus, ventas de pulseras o calcomanías distintivas de la campaña, en donde se han sumado voluntarios nuevos en pro de la causa. La campaña terminará el 23 de noviembre de este año.

Para agradecerles su dedicación y esfuerzo a todos nuestros voluntarios, al final de la campaña se premiará a los que se distinguieron por su compromiso y participación en dicho proceso, y también se agradecerá a las personas externas que colaboraron con materiales o servicios que hicieron posible cada una de las actividades.

La disposición, iniciativa, apertura, solidaridad y ganas de apoyar con talento o tiempo han sido las características de quienes comparten conmigo este movimiento para los refugiados. Por otro lado, la empatía con que me he enfrentado de personas externas a la causa refleja el deseo de una sociedad justa para cualquier ser humano independiente de cualquier etiqueta que se atribuye por la nacionalidad, el género, las preferencias políticas o religiosas, en donde cada vez es más notoria la colaboración de diversos grupos de personas para trabajar bajo un mismo motivo.

Visita miembros ACNUR y voluntarios

Sé que tenemos grandes tareas por realizar, y sobre la marcha me quedo con un aprendizaje talla extra grande a replicar hábitos de personas y los medios para alcanzar las metas propuestas que supongo sólo lo hubiera conocido a través de una campaña de este estilo. La idea al terminar este movimiento universitario es que tanto estudiantes como colaboradores mantengan viva la causa de los refugiados, para devolver al menos lo que nosotros como mexicanos tuvimos de privilegio: un entorno social seguro para vivir.

Por último, agrego que el comienzo de la campaña no fue producto de la casualidad, sino un conjunto de situaciones que dieron la posibilidad de generar planes y un proyecto, y sobre todo el deseo de compartir con más personas las formas de ayudar a quienes no han sido favorecidos por su entorno. Es por eso que te invito a que si tienes anhelos de hacer algo por los demás, no te quedes con las ganas de hacerlo, al contrario utiliza ese impulso y energía para sumar más que quedarte quieto. Recuerda: todo es cuestión de voluntad.

Hasta pronto,
Andrea

P.D. Si tienes comentarios, escríbeme al siguiente correo: andrea.villarreal@udem.edu.

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s