La pobreza no se retrata

por Vanessa Ramos González

Estudiante de Relaciones Internacionales e integrante del programa Drivers of Change

Este semestre tomé la clase de Taller de Formación Social, un curso que te hace reflexionar sobre los problemas sociales del país y los mecanismos con los que los mexicanos cuentan para abordarlos. En esta clase me encargaron leer la nota Pornografía de la pobreza por Hermann Bellinghausen con el fin de reflexionar sobre cómo se ha corrompido el entendimiento y definición de lo que es la pobreza, una de las violencias estructurales más normalizadas en México.

Definitivamente aplaudo este reportaje, pues cada palabra es cierta. Me sentí muy identificada con la nota y muy impotente a la vez. En resumidas cuentas, la nota hace una crítica de cómo la pobreza se ha retratado, dado a conocer, y “publicitando” mal, y de la manera en que se está usando como manipulación gubernamental o capitalista, es decir se está haciendo de todo con ella, menos eliminarla tal como lo prometen muchas figuras pública. La nota dice que hasta el día de hoy, en pleno siglo XXI, hemos hecho de la pobreza meramente propaganda. Ahora, las instituciones gubernamentales, ONGs, la sociedad civil, y otros dicen querer erradicar la pobreza, pero ni siquiera saben en qué consiste. Ven a una persona morena un poco desarreglada, sudando por trabajar en el campo o como zapatero, y de inmediato dicen: “Es pobre”. ¿Desde cuándo las palabras campesino, zapatero, obrero, jardinero, o mecánico son sinónimo de pobre? Los medios de comunicación, erróneamente, nos han enseñado así.

Pornografía de la pobreza es un fenómeno que siempre he odiado. Creo que por eso detesto eso de ir a una comunidad y tomarme mil fotos con niños y después subirlas a Instagram con una frase como “Vivo para servir #nomáspobreza”, y desafortunadamente esta es una práctica bastante común entre muchos. Hacer eso es como una campaña de publicidad que dice: “Mírenme como un santo porque estoy ayudando al pobre”, y ya así uno se siente bien con uno mismo. Creo que es a esto a lo que el autor se refiere con pornografía de la pobreza: al “arte” placentero para el subconsciente moral del ser humano de enorgullecerse en público por ayudar (o pretender ayudar) al pobre; podrá parecer placentero pero no es útil.

barbie savior                                                   Fotografía por barbiesavior (Instagram)

Estoy muy de acuerdo con el autor donde dice que la pobreza y el hambre son instrumentos del poder. De hecho eso lo aprendí en mi clase de Teoría de las Relaciones Internacionales, y es algo aberrante. En el sistema internacional, China afirma ayudar a erradicar el hambre en África, pero en realidad su ayuda es una forma de manipulación y colonización moderna: “Listo africanos, ya los ayudé, ahora ustedes me deben su lealtad”. Así funciona en el mundo, pero no me había dado cuenta que del mismo modo así funciona dentro de México: el gobierno amansa al pobre con migajas. También es cierto que la pobreza y el hambre son publicidad; tal como China ayuda a un país pobre para ganarse la imagen de “bueno”, así lo hacemos muchos en México. Esto me enoja.

No, no hay ética ni benevolencia en ayudar al pobre cuando no tienes la intención en tus acciones, y es definitivo, la desigualdad presente es producto de un sistema capitalista  excluyente donde el 82% de la riqueza mundial queda en manos de 1%, riqueza suficiente para haber terminado con la pobreza extrema en el mundo si tan solo se distribuyeran los recursos de manera equitativa y justa. No obstante, el inversionista, el gobierno, el burgués, el que tiene dinero, se limita a creer que con tomar una foto buenísima o anunciar el dinero que dona a ONGs, ya se ha ganado el cielo, ya ha resuelto la pobreza. La pobreza no se acaba con una foto. Para empezar, no es algo que se pueda retratar. La cara de alguien sudado por haber trabajado horas en el campo no es pobreza. ¡La pobreza es un sistema de desigualdad invisible e intangible! No se puede fotografiar, ¡es algo que la gente vive! Y el problema no es sólo la foto, sino el concepto en general. El problema es creer saber qué es o cómo se ve la pobreza, pero no tenemos ni la más mínima idea de que la causas, sus síntomas y sus consecuencias. Pero ahí van programas de SEDESOL, empeorando la mala interpretación de la pobreza con sus concursos y fotografías poco objetivas.

tdy_news_rossen_digital_kidnapping_180320_1920x1080Imagen por NBC News

Encima, se difunde la idea de que la pobreza se erradica con limosnas o likes cuando lo que se requiere son ideas sostenibles. Esto se relaciona con una dinámica que hicimos en clase en la que nos pegaron calcomanías de distintos colores en la espalda. Después, el profesor nos dijo que nos agrupáramos como creíamos que era lo correcto. Me di cuenta que estamos tan acostumbrados a ciertas clasificaciones y sus características que ya no sabemos cómo desclasificar. Por ejemplo, en la dinámica había quienes tenían calcomanía roja y se iban al grupo rojo;  claramente sabían que quienes debían estar en ese equipo rojo eran quienes tenían pegado una calcomanía redonda color rojo. Ahora, en el mundo real, del mismo modo clasificamos en el grupo de “pobres” a aquel que se ve viejo, arrugado, moreno, sudado, sucio, desnutrido, y así como en la dinámica causó extrañamiento el que un par de compañeras se fueran a un grupo que “no era suyo”, así nos causaría extrañamiento ver un foto de una persona güera, limpia, sentada en sofá y decir: “Es pobre”. La misma confusión ocurriría al ver a un moreno, desaliñado, greñudo y decir: “Es de clase alta”. Lo peor es que hemos hecho categorías tan amplias que, como dice el autor, a veces ya ni distinguimos entre chamulas, migrantes, desplazados, trabajadores de la construcción, pobre, etc.  A veces vemos una foto de un migrante y de inmediatamente pensamos: “Es un indígena, pobre y obrero”. Es decir, le atribuimos adjetivos que según uno, son sinónimos, y esa generalización que se ha hecho de la definición de pobreza es consecuencia misma de la pornografía de la pobreza.

“Pobre” es un adjetivo ya bastantemente amplificado que lo usan para describir a todos los mexicanos y poco se ha hecho por darle una definición objetiva y concreta. Sin un correcto entendimiento de esta estructura violenta poco se puede hacer para erradicarla. Por lo pronto, creo que seguiremos consumiendo la pornografía de la pobreza que brindan los medios hasta que alguien nos abra los ojos.

Video por SAIH Norway/Animaskin

 

Les comparto algunos consejos que pueden ser muy útiles:

1) Si vas de misiones o haces un servicio social, evita tomar fotos; solo disfruta del momento y el placer que trae el ayudar. En caso de hacer una foto, no es necesario subirla a las redes sociales, pues corres el riesgo de generar estereotipos.

2) Si vas a hacer un voluntariado en el extranjero, procura que tu verdadera intención sea ayudar a otros, y no solo viajar y tener fotos de lugares exóticos.

3) Antes de hacer cualquier servicio social, intenta primero deshacerte de los estereotipos que tienes sobre el grupo social al que ayudarás, y después intenta descubrir lo que realmente necesitan las personas a quienes vas a ayudar. Con ver imágenes en línea poco entenderás lo que realmente es la pobreza. Mejor lee e infórmate.

4) Sé humilde. Cuando participas en programas de ayuda o servicio social no lo hagas pensando que serás el salvador o superhéroe de las personas a quienes ofrecerás la ayuda.  En el momento en que te sientas en un nivel superior a quien vas a ayudar, automáticamente abres más la brecha de la desigualdad en lugar de reducirla.

Tú que has leído esta nota ya no tienes excusa, ya sabes sobre la pornografía de la pobreza y ahora te invito a no consumirla ni producirla.

 

Referencias:

Hermann B. (Lunes 22 de julio de 2013). Pornografía de la pobreza. La Jornada.  Recuperado de www.jornada.unam.mx/2013/07/22/cultura/a10a1cul

Vázquez Pimentel, D.A., Macías Aymar, I. y Lawso, M. (2018). Premiar el trabajo, no la riqueza. Recuperado de https://www.oxfam.org/es/informes/premiar-el-trabajo-no-la-riqueza

Imagen de portada por Videoblocks

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s