Piensa, Siembra y Crece

Por Alfredo Coronado

Estudiante de Ingeniería en Gestión Empresarial

Justo al viajar hacia el estado de México rumbo al TALUA 2018 ‘Piensa, Siembra y Crece’, estaba totalmente emocionado. ¡Muy emocionado! Llegar a un nuevo Estado, conocer a grandes líderes de México, estar alejado de la rutina, tener una nueva experiencia dentro de mi vida con dos personas que han causado un gran impacto en mí, tanto en la parte espiritual como en la parte del liderazgo, mi amigo José Castañeda y mi maestra Cristina Velasco. En fin, tuve una semana llena de experiencias, aprendizajes y retos sumamente increíbles.

Durante el TALUA 2018 se habló acerca de la Ecología Integral, nombre del cuarto capítulo de la Encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco.

En lo personal, destaco mucho el hecho de que nosotros como seres humanos pertenecemos totalmente a la naturaleza. Es a fin de cuentas nuestra casa común que compartimos con distintas especies y debemos de cuidarla por el bien nuestro y el de los demás.

Muchas veces el ser humano ve al resto de los seres vivos como recursos para nosotros, aunque en cierta medida lo son. Sin embargo, estos recursos son para todos y no para enriquecer, ni fomentar el consumo excesivo de los mismos. Los recursos pueden generar ingresos para una sola comunidad o persona y a largo plazo una sobreexplotación, que inclusive muchos no llegan a cubrir nuestras necesidades básicas y se utilizan para satisfacer nuestros gustos. Por ejemplo: el uso excesivo de alimentos provenientes de los animales. Las mismas plantas nos pueden otorgar una dieta que cumpla nuestras necesidades. La tala excesiva de árboles para crear más y más muebles. Todo este uso excesivo de recursos provoca que exista más basura y la falta de consciencia y cultura hace que se provoquen la mayoría de los desastres naturales como inundaciones, sequías, calentamiento global, etc. Aquí involucro la parte de pensar, del slogan antes mencionado. Pensar en nuestro consumo, pensar en nuestro planeta, en nuestro entorno.

Una vez que conocemos el impacto que provocamos como seres humanos y pensamos en todos aquellos que afectamos por nuestras acciones. Es hora de ‘Sembrar’, pero más allá de únicamente sembrar árboles y plantas, darles el mantenimiento que estas requieren. Es hora de sembrar una semilla de liderazgo y espiritualidad en nuestra comunidad. Como líderes buscamos siempre generar un impacto en los demás y en la de nuestro entorno, de influenciar sobre las personas e incentivarlas a trabajar en un objetivo común. Como individuo es sumamente complicado corregir problemas ambientales, pero como sociedad se podrá generar un mayor impacto. Una vez que sembramos esa semilla, es momento de ‘Crecer’ como sociedad, de tomar acción e involucrarnos físicamente en las actividades.

TODOS podemos crecer.

TODOS podemos tomar acción.

TODOS podemos hacer cosas pequeñas para lograr cosas grandes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Agradezco a AMIESIC por esta oportunidad e invitación a mi universidad. A la UDEM por permitirme representarle y darme esta experiencia de vida. Al staff, amigos y amigas que conocí, por darme todos estos aprendizajes. A la madre naturaleza, por darme la oportunidad de apoyarle.

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s