Inspiran a la santidad

Por Leia Martínez

Estudiante de Derecho, 3er semestre

El pasado viernes 28 de septiembre tuve la oportunidad de ver y escuchar a Víctor Manuel Vucetich, ex entrenador de Rayados de Monterrey, junto a su esposa Carmen González, profesora de la UDEM, y el padre José Ricardo Garduño, capellán de la UDEM en el diálogo Se necesitan santos de jeans y tenis. Ellos nos compartieron cómo han llevado la santidad en sus vidas diarias y algunas estrategias a seguir para ello, dejándonos valiosas lecciones.

Como buena fanática del fútbol, sin duda me tenían en la sala de eventos desde mucho antes de la hora de inicio. Estaba tan emocionada que apenas podía quedarme quieta. Unos amigos y yo quedamos en ir juntos a la conferencia, y pudimos ver que no éramos los únicos que estábamos al pendiente de cada suceso durante la conversación. El lugar se abarrotó de gente quienes posteriormente compartirían comentarios y preguntas acerca del tema de la plática.

IMG_2733

El padre Garduño comentó acerca de visión del Papa Francisco sobre la santidad: “Cada vez nos hacemos más individualistas. Pensamos solo en nuestros proyectos, y pocas veces somos compartidos. La santidad no es solo mi proyecto, la santidad es vivir en armonía, trabajar en equipo y todos salir adelante juntos. Es alegrarnos por la vida de los demás, por sus logros y éxitos”.

Junto al Padre Garduño, el entrenador Vucetich escribió un libro titulado ‘Dios también está en tu cancha’, el cual aborda temas relacionados con la fe y la vida diaria, haciendo la analogía de que todos estamos en la cancha de la vida y necesitamos aprender a participar en este juego, alcanzando logros y ayudando a otros en el camino a alcanzar sus propias metas.

IMG_2735

“Necesitamos objetivos y estrategias, pero hay que vencer las derrotas y los fracasos, y no dejar que ellos nos desanimen del camino a la santidad. Después de cualquier resultado, negativo o positivo, debemos de pensar ¿qué sigue a partir de aquí? ¿Qué estrategias nuevas debo de implementar para seguir adelante en mi espiritualidad?” comentó el entrenador Vucetich ante la realidad de que el camino a la santidad nos presenta con obstáculos que debemos afrontar.

IMG_2734

Los ponentes hablaron de manera aterrizada a la sociedad actual y a lo que estábamos aprendiendo, cosa que agradecí mucho. Carmen González compartió: “…generalmente la sociedad nos impone cómo vivir, muchas veces esto nos lleva al olvido ya no siempre disfrutamos la etapa de nuestra vida en la que nos encontramos, y de una manera u otra olvidábamos a Dios mientras nos vamos aislando, pensando en que cada vez nos quedamos más solos, cosa que nunca es así”. A muchos se nos movió el corazón al escuchar esto. Hicieron mucho hincapié en que cada vez que suceda eso, oremos y nos aferremos a Dios, ya que así se logran nuestras metas. “La santidad es como una planta de bambú. Tarda tiempo en crecer, y nos desesperamos porque pareciera que no está pasando nada. Pero el bambú tarda 7 años formando raíces profundas, y después de ese tiempo, en menos de 6 meses, crece hasta 30 metros de altura. Debemos primero hacer raíces fuertes en Dios, y el crecimiento vendrá solo, pero hay que regar nuestra vida todos los días, aunque nos tardemos. Ese sistema de raíces nos va a sostener toda la vida. No se desesperen”.

A cada instante los panelistas nos hicieron notar las cosas más importantes que los han llevado hasta el lugar en donde están. A final de cuentas esta es la manera más pura de vivir en santidad: con dedicación y mucha fe, sin necesidad de ser perfectos, pues la perfección siempre es subjetiva. Mientras hagamos todo de corazón y corrijamos nuestros errores, eso es un gran comienzo. Debemos aprovechar los fracasos para crecer en santidad.

Sin duda fue una oportunidad de mover nuestros corazones y hacernos ver de lo que nos podríamos estar perdiendo por a veces estar tan sesgados por cosas no tan necesarias en nuestra vida. Fue una linda manera de reflexionar y reivindicar nuestros caminos, haciéndome ver que necesito actuar con amor, fe, pasión en cada cosa que se deseé realizar para no decaer en el intento y pensar que las cosas no me salieron por culpa de terceros o por cree que Dios no me está viendo. Realmente, nunca es así. Dios siempre me ve. Esta plática me hizo pensar mucho en que debía estar consciente y aferrarme al Señor.

Esta ha sido una de las conferencias que más he disfrutado de todas a las que he podido asistir en mi paso por la universidad, por todo lo que pude aprender y a quienes pude conocer. Ha sido una experiencia que me gustaría en un futuro volver a repetir y ver qué otras estrategias han aplicado los ponentes en sus vidas y cuales podría adaptar a la mía, además de poder encontrar las estrategias propias, pues quizá puedan impactar a alguien más en un futuro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Créditos

Redacción:
Leia Martínez

Fotografía:
Lupita López

Edición:
Charlie López

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s