Realizan su servicio social en Zona Amarilla

Por Paola Lizbeth Ramos Martínez
IGE / IIS
Otoño 2018 – Primavera 2019

Zona Amarilla es un proyecto para la innovación social del Centro para la Solidaridad y la Filantropía UDEM, que busca apoyar a una comunidad vulnerable en Santa Catarina. Elegí dicho servicio social debido a que me llamó la atención lo cerca que era de la UDEM y el simple concepto de apoyar a las comunidades locales. Así mismo, el horario era muy flexible debido a que podía escoger que días entre semana ir con que fuera dos veces a la semana.

Al iniciar el servicio social, mi primera impresión fue que la causa sin duda era muy requerida dentro de la zona debido a que la comunidad tenía muchas necesidades por cubrir. Sentí compasión y compromiso por cumplir mi labor para poder apoyar a las personas en desventaja. Mi primera tarea fue realizar encuestas en las casas de la colonia Arboleda de las Mitras con el fin de conocer las necesidades específicas de cada uno de los hogares. Durante este tiempo me di cuenta de que existe mucho abuso de sustancias, falta de educación, y embarazos jóvenes.

Por otra parte, el ambiente en el servicio social es muy amigable y hay mucha comprensión y apoyo por parte de la coordinadora. De la misma manera, los integrantes todos están dispuestos a ayudar, y generan un ambiente de alegría. Siempre entre todos nos echábamos la mano para terminar la labor y en conjunto nos protegíamos al caminar por las calles.

Durante el año que realicé el servicio, aprendí mucho sobre las necesidades de otras personas y como es que yo puedo ayudar a hacer el cambio sin tener que ir muy lejos. Primeramente, me di cuenta de que no todos tienen la motivación en casa para poder continuar con los estudios escolares lo que afecta su futuro gravemente debido a que deciden abandonar la educación y se ven influenciados por las drogas. Por lo que no consiguen un trabajo bien, y así continua el ciclo vicioso. También, me hice consciente sobre la falta de educación sexual en las comunidades vulnerables debido a que existe un alto índice de jóvenes menores de edad esperando un bebé.

Tras un año de asistir a la comunidad, pude desmentir el mito que la gente decide ser pobre, debido a que no es cierto porque ellos no cuentan con la educación para poder tomar las decisiones correctas sobre qué deben de hacer para superarse. Asimismo, son tendencias y enseñanzas que se pasan de generación en generación, y a menos de que no llegue alguien o vean un ejemplo de cómo le pueden hacer para salir adelante, pensaran que es lo único que pueden hacer por el resto de sus vidas.

Gracias a Zona Amarilla me siento realizada y muy contenta por haber tenido la oportunidad de poder conocer las diferentes historias de las personas en la comunidad. Ahora valoro todo lo que tengo. De la misma manera, desarrollé amor por el servicio. Hay mucha gente que quiere sobresalir, sólo ocupan apoyo y un ejemplo a seguir. ¡Nosotros podemos ser ese ejemplo!

campuslifeudem

Deja un comentario