Reflexión: ¡Somos más los buenos!

Por Antonio A. Arizpe Núñez
Estudiante de Economía

¿Alguna vez te has quejado de la corrupción que vivimos en nuestro país? ¿De la inseguridad? ¿De la violencia? Es increíble que si nos ponemos a pensar en qué momento de su vida la gente se empezó a corromper, encontraremos que todos los casos de personas que actúan de esta manera ocurrieron porque no fueron educados correctamente por sus padres, y porque creyeron que lograr su objetivo era más importante que hacer las cosas honestamente.

Compañeros, el día de hoy les escribo porque ya estoy harto, harto de vivir rodeado de personas que forman parte de este sistema de obstrucción a la justicia, de esta sociedad que alienta los actos deshonestos e injustos; harto de la gente que cree que puede estar arriba de las normas para hacer lo que les plazca y que, además, lo hagan con una sonrisa en la cara por haberse salido con la suya.

Yo sé que somos más los buenos, pero seguimos siendo parte del problema si somos de los que callamos, si somos de los que criticamos a la gente que actúa correctamente. Yo te pregunto: ¿Cómo nos podemos quejar de los problemas sociales que hay en nuestro país si nos mantenemos al margen cuando vemos a alguien haciendo trampa, o tratando mal a una mujer, o haciendo cualquier otro acto que en el fondo de nuestro corazón sabemos que está mal?

Somos parte de un grupo de jóvenes privilegiados y tenemos todas las puertas abiertas en nuestro futuro. Tengo la certeza que si tú y yo fuéramos personas integras, y habláramos con la verdad, podríamos cambiar nuestro país.

Hoy los invito y los exhorto a todos a demostrar que sí podemos hacer las cosas bien, que sí somos más los buenos y decirle a toda la gente que sigue creyendo que pueden hacer lo que quieren sin importar los medios que NO ES ASÍ, que los estamos vigilando y que decimos basta a la corrupción, basta a la injusticia. Seamos fuertes y actuemos con integridad, con principios y con valores. Es más sencillo irnos por la vía fácil cuando estamos solos y cuando creemos que nadie nos ve o que a nadie le importa, pero no debemos de ceder, seamos congruentes con lo que pensamos, decimos y hacemos. ¡Somos más los buenos!

campuslifeudem

Leave a Reply