Historias de Terror de Foráneos

“No tenía donde llegar a dormir”

Emiliano Aguilar Gutiérrez de Ciudad Victoria, Tamaulipas

“Una amiga me había invitado a su graduación de prepa y el lugar estaba en el centro de Monterrey. Para ese entonces, yo estaba viviendo en la Villa Olímpica Deportiva (lugar donde viven los atletas) y en ese lugar no te dejaban entrar después de las 10:00 pm. Al final, la fiesta de graduación se acabó a la 1:00 am, y yo no tenía lugar a donde ir, y mi amiga ya se había ido. No tenía dinero ni donde quedarme. Le estuve marcando a un amigo para ver si me podía quedar a dormir en su casa, pero no contestaba. Estuve como 40 minutos esperando a que alguien contestara, y al final me respondió y me dijo que sí me podía quedar en su casa, pero que no podía ir por mí a recogerme. Pues tuve que pedir dinero ahí en la calle para poder pagar un Uber, y al final ya llegué a su casa.”

Tip foráneo: Siempre lleva dinero. En algún momento lo vas a necesitar.

“La luz del vecino siempre está prendida”

Luis Patricio Ruvalcaba Chio de Ciudad Mante, Tamaulipas

“Yo vivía en una casa que pertenece a mi mamá, en la cual vivíamos mi hermano y yo. Mi madre siempre fue sobreprotectora, pero me daba ese sentimiento de seguridad, ya que las ventanas de la casa tenían barrotes bien macizos. Sólo que cuando estaba en la casa, dichas ventanas altas me daban el sentimiento de ser observado; también hay cómo un patio en él qué hay pura maleza y uno nunca sabe, si te pusieron cámaras para espiarte o si alguien se metió por ahí. Además, hay casas en la zona, que son más altas y en una de ellas hay siempre un foco prendido, pero nunca he visto a nadie, ni siquiera una sombra o alguna señal de vida, y esa luz siempre está prendida, y siento que me observan desde esa casa.”

Tip foráneo: Ten a la mano siempre el teléfono de Seguridad Pública de tu ciudad.

“Las puertas se abrían y se cerraban solas”

Victoria Canevari de São Paulo, Brasil

“Recuerdo que cuando llegué a Monterrey la casa estaba toda sucia, y yo andaba estresada ya que en el aeropuerto no me dejaban entrar a México. Ya llegando en la noche, con miedo y estresada, busqué un cuarto y me acomodé ahí, pero la puerta que daba al baño se abría y se cerraba, se abría y se cerraba, y cuando ésta se abría, otra puerta de la casa se cerraba y viceversa, y empecé a llorar, ya que era mi primera noche en otro país y sola; agregando que la casa no tenía ningún mueble y él eco era muy creepy.”

Tip foráneo: Si tienes miedo siempre puedes llamarle a un amigo, recitar la Biblia o hacer algo que te relaje, como meditar.

“Mis focos se encienden solos”

Paulina Flores Hernández de Saltillo, Coahuila

“Siento que no me ha pasado nada raro, pero hace poco compré unas luces LED, y de repente se prenden solas hahahahaha, y lo raro es que se prenden a veces en el día a horas random, pero me he dado cuenta que siempre están prendidas cuando me levanto; o sea, no sé a qué hora se prendan, pero me levanto y están prendidas de azul hahahaha.”

Tip foráneo: Revisa que la electricidad en tu casa funcione bien, y si no repórtalo al administrador del lugar. No querrás que te salga caro el recibo.

“La caja estaba poseída”

Spooky_Anónimo31 de Halloween Town

“Es que sé que muchas personas van a decir, ¿por qué no prendiste la luz? y shalala shalala. Pero esta es mi experiencia y ellos no estuvieron ahí hahahaha. Creo que fue por diciembre, cuando llegué a Monterrey para empezar el semestre de primavera. Había encontrado un “departamento” (2×2); las imágenes mienten. Entonces, un día desempacando mis cosas, sentía cómo algo pasaba súper rápido por detrás de mí. Yo asustado, pero bien valiente, seguí desempacado, y las cajas las iba dejando en el pasillo. En una de esas, vi que la caja se movía de lado a lado, parecía poseída, y como buen hombre que soy, cerré la puerta y me dije a mí mismo que había sido el viento. Es hasta el día de hoy que no sé qué pasó.”

Tip foráneo: Los depas baratos a veces salen caros. Revisa varias opciones antes de tomar la decisión.

“Me quedé sin batería en la calle”

Jesús Alamilla García de Ciudad Victoria, Tamaulipas

“Aquí en Monterrey nunca me ha pasado algo así de miedo… pero una anécdota que me acuerdo fue una vez que me salí a conocer un poco la ciudad y me fui caminando para irme en metro. El problema fue que me perdí y la batería de mi celular se acabó. El plan de emergencia era pedir un Uber si me perdía, y pues sin batería, con 100 pesos en la cartera y sin saber dónde andaba…solo me acuerdo que caminé como unos 15 km preguntando a la gente dónde estaba la estación del metro, y ahí me tienes queriendo acordarme cuál era la estación más cercana a mi casa. Entonces, me bajé en una que nada que ver, la de Universidad (ya para esto era de noche y ya no había nadie) así que entre a la UNI, y según yo por donde vivo está pasando la universidad, entonces que me pierdo en la UNI porque no sabía dónde estaban las salidas…ahí fue donde caminé más, hasta que encontré un guardia y ya me dijo por dónde irme.”

Tip foráneo: Siempre lleva contigo un batería portátil por si te quedas sin pila en tu celular.

“Nos cortaron la luz”

Daniela Salazar y Mariana Yamuni de Los Mochis, Sinaloa

“Todo pasó porque al ser foráneas nunca pagas la luz, y aquí la luz en Monterrey llega cada dos meses (por lo menos en nuestra casa), y claro que se nos pasó; además no encontrábamos el recibo. Un día llegamos y nos habían cortado la luz, y como era viernes, no podíamos pagar la luz hasta el lunes y nos quedamos todo el fin de semana sin luz. Lo peor fue que todo lo que había en el refri se iba a echar a perder, por lo que tuvimos que comprar mil hieleras del Oxxo. Todo se chorreaba, estaba podrido. Así que nos hicimos un refri provisional para el fin de semana.”

Tip foráneo: Agenda los pagos de tus servicios (agua, luz, gas).

“Voltee y no había nadie”

Sebastián Contreras Fernández de Guadalajara, Jalisco

“Recién llegué aquí a la ciudad de Monterrey. Nos instalamos en nuestro departamento, y mi madre dijo que tenía un mal presentimiento. Pasaron los días y yo también empecé a presentir eso, hasta que un día, eran las 10 de la noche aproximadamente, ya mis papás estaban dormidos, y mi hermana y yo platicábamos cuando me dieron ganas de tomar agua. Me dirigía a la cocina cuando escuché como que mi hermana me hablaba al oído, volteo y no había nadie. Cabe recalcar que ese cuarto está pasando la cocina y yo estaba muy cerca.”

Tip foráneo: Lleva tu termo con agua a todas partes.

PARA MÁS TIPS VISITA EL
MANUAL DEL FORÁNEO UDEM
CORTESÍA DE RESIDENCIAS UDEM

Edición: Bianca Campolongo

campuslifeudem

Leave a Reply